¿Cuándo hablar de dinero con nuestros hijos?

¿Cuándo hablar de dinero con nuestros hijos?

Esta nota nace a partir de haber ido a la escuela de mi hijo a contar cuál es mi profesión y qué es lo que hago laboralmente.
Para que el rato fuera dinámico y los chicos se engancharan en mi relato, comencé preguntando a cuántos se les cayeron los dientes, cuántos habían recibido plata del ratón Pérez y cuántos de esa plata que recibieron, además de comprarse lo que les gusta, decidieron guardar un poco para más adelante. La respuesta de la mayoría es que ya no les quedaba un resto para el futuro.

En una sociedad tan consumista como la que vivimos, es importante aprender a manejar el dinero: gastar, ahorrar e invertir sabiamente. Independientemente de cuánto sea la riqueza, 2.000, 80.000 o 1.000.000, el concepto es siempre el mismo. Sin embargo, estos son valores se aprenden desde la infancia, a partir de la economía familiar.

El tema es que si los padres no siguen una pauta de ahorro o de gastos se dificulta la enseñanza, en este sentido, como modelo a seguir. Por ello, en estos casos, deben ser conscientes de que sus hijos ven cómo se comportan y que son un ejemplo para ellos. De este modo, es útil que desde chiquitos observen que la plata en su hogar se gestiona de forma coherente y que se valora y se le da importancia a cada cosa.

Te debés estar preguntando entonces cuándo introducirlos en el universo del dinero…Desde el momento en que los chicos saben sumar y restar deberían empezar a relacionarse con el tema.

En una primera etapa entendiendo el valor que tiene cada cosa y conociendo los límites de los gastos. No sólo en el precio de un juguete o de un libro sino en los gastos de luz, gas, supermercado, etc. Para ellos es cómo si todo cayese del cielo. Basta con preguntarles de dónde sale la plata y casi sin respiro y con mucha inocencia te contestarán “del cajero automático” o el día que respondés “no tengo plata” al pedido de un juguete se adelantan rápidamente “tenés tarjeta de crédito”, como si eso no fuese dinero.

En este período es bueno llevarlos al cajero y contarles que que la plata que de ahí sale está ahorrada en una cuenta del banco y proviene del esfuerzo del trabajo realizado. De la misma forma que cuando vean que se paga con una tarjeta de crédito, ese artículo que están adquiriendo se pagará más adelante cuando llegue el cargo a la cuenta del banco.

En una segunda etapa, es importante enseñarles a ahorrar. Para esto y dependiendo de la edad es muy útil darles una semanalidad para sus gastos y destinar una cantidad al ahorro. Ellos serán quienes decidan en qué gastar. No hay que evitar que despilfarren el monto en una compra sin sentido, ni darle un adelanto si de repente se quedan sin nada por haberlo mal gastado. La mejor manera de aprender es de los propios errores, y si se dan cuenta de que gastaron en algo ilógico, ellos solos lo evitarán en el futuro.

Esto los ayuda a desarrollar habilidades de planificación finanicera personal, y además de aprender a ahorrar, los conduce a una mayor autonomía y poder de decisión. Además, es bueno guiarlos en la definición de objetivos a medio y largo plazo con sus ahorros, para conseguir que se motiven, trabajen la paciencia y después del esfuerzo realizado por guardar, valoren lo conseguido.

Enseñarles a nuestros hijos a ahorrar y a administrarse a nivel económico desde chicos es tan importante como llevarlos a la escuela o potenciar su inteligencia emocional. Desde ya que la idea no es que sean expertos en finanzas sino brindarles nociones básicas para que en un futuro puedan manejarse sin dificultades cuando tengan que decidir la compra de un auto, de un departamento u organizar su sueldo para que siempre mantengan coherencia entre lo que ingresan, lo que gastan y lo que ahorran a lo largo de la vida.

*Daniela Fridman / Especialista en Planificación Financiera Personal y Corporativa

9 Comentarios

Deje su Comentario

Su email no sera publicado. Los campos marcados * son obligatorios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*