Si estás en esta lista, necesitás un seguro de vida

Si estás en esta lista, necesitás un seguro de vida

* Por Daniela Fridman

En nuestro país la idea de “Seguro de Vida” es sinónimo de reticencia, porque la muerte es un tema delicado y difícil de abarcar. Pero también es cierto que la muerte es parte de la vida. Todos venimos a este mundo por un tiempo finito y en el transcurso, vamos generando diferentes logros. Y como responsables y generadores de esos logros, es importante, que si algo nos llegara a pasar, podamos dejar las cosas en orden y brindando tranquilidad a quienes quedan que son quienes más queremos.

Te dejamos 10 situaciones que requieren de un seguro de vida. Fijate si te identificás con alguna de ellas y si ya hiciste tu previsión al respecto:

1) Familia con hijos chicos que dependen del ingreso laboral mensual: Si sos quien genera los ingresos en tu familia, es importante que tengas en cuenta que lo que los hijos heredan no lo disponen hasta cumplir la mayoría de edad. Por eso, es importante contar con un seguro de vida que te brinde la liquidez inmediata para poder seguir afrontando los gastos del día a día. Recordá que el seguro de vida es la única herramienta que no entra en sucesión y que se cobra inmediatamente.

2) Familias de gran patrimonio con importantes gastos de herencia: muchas veces, las familias están tranquilas porque dejan como herencia un gran patrimonio. En este caso es importante prever en qué nivel de gastos va a incurrir la familia para destrabar dicho patrimonio, y en tal caso, de dónde sacarían ese monto.

3) Familias con más de un hijo, uno de ellos discapacitado: Generalmente estos niños requieren atención de diversos profesionales, lo cual genera gastos económicos extras. Si por algún motivo los padres no estuviesen, son los hermanos quienes tendrían que correr con dichos gastos a lo largo de la vida. Con un seguro de vida los eximimos de la responsabilidad dejando la parte monetaria resuelta.

4) Profesionales con gente a cargo que no tienen cubierto el lucro cesante: Si sos independiente y por alguna enfermedad grave, no pudieras trabajar por un tiempo, deberías prever la manera de que tu ingreso siga estando de todas maneras para seguir cubriendo los gastos del día a día.

5) Personas que comienzan un start up con miras del retorno de la inversión a un tiempo futuro: Si la puesta en marcha de tu negocio comprometió todos tus fondos y hasta te endeudaste hipotencando tu casa familiar, lo ideal es tomar un seguro de vida que cubra esos fondos.  Si algo pasa antes de que el emprendimiento llegue al punto de retorno de la inversión, al menos tu familia tendrá los fondos para enfrentar las deudas y no heredará un problema.

6) Personas comprometidas en un fideicomiso inmobiliario: si la persona que se compromete con este proyecto, ante un imprevisto, no estuviese más genera un problema a la familia, quienes de no poder continuar con los aportes se quedarán sin el bien, como así también al resto de los adquirentes e incluso a la empresa constructora. Existe un seguro que cubre el monto, de tal manera que al asumir el compromiso económico no comprometés  el bienestar familiar ni al resto de las personas involucradas en dicho proyecto.

7) Personas que deben dinero a parientes o amigos: de la misma manera, si te endeudaste pidiendo dinero prestado a un familiar o amigo para poder iniciar un proyecto, o para comprarte tu casa, auto o cualquier otro bien material, sería bueno dejar previsto ese monto en caso de que te pase algo, de manera de poder devolver el favor a quienes en su momento lo hicieron por vos.

8) Socios de una compañía: en este caso se contrata un seguro de vida de compra de acciones por medio del cual se asegura a cada socio por el valor de su participación en la sociedad y se pone como beneficiarios al resto de los socios. De esta manera, si alguno fallece queda por escrito la voluntad de cobrar el seguro y derivar ese dinero a la familia como monto por la compra de las acciones.

9) Empresa familiar con un hijo trabajando y dos con actividades independientes a la empresa: cuando esto sucede, y ante el fallecimiento de los padres, todos los hijos heredan por igual, mientras que uno de ellos, de alguna manera, fue generador de dicha herencia.  Por medio del seguro de vida, se puede dejar un monto mayor, al hijo que aporta su tiempo y experiencia a los ingresos familiares versus los que no lo hacen.

10) Familias ensambladas con hijos del segundo matrimonio: los nuevos formatos familiares, muestran muchos papás “maduros” que son divorciados y que encaran una nueva relación. En caso de que algo pasara, la herencia sería igual para cada uno de los hijos: los del primer matrimonio, ya mayores de edad, y los del segundo matrimonio que tienen que estudiar y crecer hasta poder abastecerse por sí mismos. Con un seguro de vida, podemos asegurar a los más chicos la cobertura necesaria hasta su mayoría de edad dejando a través de un seguro de vida, un monto que prevea esa protección.

 

Es importante encarar estos temas y tomar cartas en el asunto como parte de una previsión. Nunca nadie entró en bancarrota por pagar un seguro de vida y sí hay familias que quedaron en bancarrota por no tenerlo cuando lo necesitaban.

Te recomendamos que te sientes con tu asesor financiero y juntos le den forma a aquello que sea más adecuado para brindar la tranquilidad deseada.

 

* Daniela Fridman / Asesora Financiera Personal especialista en Seguros

5 Comentarios

Deje su Comentario

Su email no sera publicado. Los campos marcados * son obligatorios

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*